Los viajes terminan con el encuentro de los enamorados.

     
     "He comprobado que casi todo lo que se ha escrito sobre el amor es cierto, Shakespeare dijo “los viajes terminan con el encuentro de los enamorados”. ¡Qué idea más extraordinaria! Personalmente, nunca he experimentado nada ni remotamente parecido a eso, pero estoy convencida de que Shakespeare sí. Supongo que pienso en el amor más de lo que debería, me admira constantemente su abrumador poder de alterar y definir nuestras vidas. También fue Shakespeare quien dijo que el amor es ciego. Pues bien, estoy segura de que eso es verdad. Para algunas personas, de forma inexplicable, el amor se apaga. Para otras, el amor sencillamente se va. Si bien es cierto, por supuesto, que el amor también puede encontrarse, aunque sea sólo por una noche. 
       Sin embargo, existe otra clase de amor, el más cruel, aquel que prácticamente mata a sus víctimas. Se llama amor no correspondido. La mayoría de historias de amor hablan de personas que se enamoran entre sí, pero, ¿Qué pasa con los demás? ¿Quién cuenta nuestra historia? La de aquellos que nos enamoramos solos, somos víctimas de una aventura unilateral, somos los malditos de los seres queridos, los seres no queridos, los heridos que se valen por sí mismos, los discapacitados sin plaza de aparcamiento reservada. Sí, estáis viendo a una de estas personas. He amado por voluntad propia a ese hombre durante tres amargos años. Sin duda, los peores de mi vida, las peores Navidades, los peores cumpleaños, nocheviejas que acaban con lágrimas y Valium... Estos años en los que he estado enamorada, han supuesto los días más nefastos de mi vida y todo porque he sufrido la maldición de enamorarme de un hombre que no puede ni quiere corresponderme. 
       ¡Oh Dios! Nada más verle se me acelera el corazón, siento un nudo en la garganta, no puedo puedo ni tragar; son los síntomas más habituales. Entiendo lo que es sentirse lo mas pequeño e insignificante posible. Y como puede doler en sitios que ni siquiera sabías que tenías dentro de ti. Y no importa cuantos cortes de pelo nuevos te hagas, ni a cuantos gimnasios te apuntes, ni cuantas copas de Chardonnay bebas con las amigas… aun así te vas a la cama repasando cada detalle e intentas adivinar qué hiciste mal o qué has podido mal interpretar… y como coño has podido pensar que en ese momento eras feliz. Y hay veces que incluso te puedes convencer de que él verá la luz y aparecerá en tu puerta. Y, después de todo, e independientemente de lo largo que sea esto, llegarás a un sitio totalmente nuevo, y conocerás gente que te harán sentir valiosa de nuevo. Y pequeñas partes de tu alma volverá. Y entonces todos esos momentos todos esos años perdidos comenzarán a desaparecer…”
                                                                  THE HOLIDAY